Seis elementos de ‘blockchain’ que cambiarán tu actividad empresarial

El Economista

21/11/2018

Por Luis del Barrio, director de Marketing y Relaciones Externas de The Mail Company

Blockchain, como hemos visto, se está convirtiendo en una tecnología empresarial en sí misma. Definida como una base de datos global y distribuida, formada por otros niveles de cadenas de bloques interconectados entre si y diseñados para evitar su modificación una vez que un dato ha sido publicado, usando y enlazando con los bloques anteriores o posteriores, todavía no sabemos hasta dónde nos va a llevar, pero los expertos ya vaticinan cómo va a afectar Blockchain a nuestra actividad empresarial en forma de nuevos procesos tecnológicos.

1. Mucho más que una criptomoneda
Bitcoin, hasta el momento, es el primer y más conocido uso de Blockchain. Sin embargo la criptomoneda es solo una aplicación más de una tecnología que ya se ha utilizado en votaciones, en seguridad alimentaria e incluso en envíos y expediciones, entre otros muchos sectores. Compañías como Walmart, IBM y Amazon ya están experimentando con Blockchain. El debate sobre Bitcoin —si es o no una burbuja o una moda— está eclipsando, tal vez deliberadamente, los avances de esta tecnología en otros campos.

2. Contratos y certificados Inteligentes
Todavía muchas empresas consideran que Blockchain tiene una implementación complicada o posibles fallos que hacen difícil su uso y trazabilidad. Esta consideración está haciendo que se demore su adopción general, pero Blockchain ha demostrado tener una gran utilidad en la creación de contratos y certificados inteligentes. Otro tema es que su redacción sea complicada y que el mercado no cuente todavía con la oferta suficiente de profesionales especializados en Blockchain.

La expansión de Blockchain y su alcance como fuerza disruptiva del futuro vendrá determinada por la manera en que se democratice y “servifique” su uso. Por ejemplo la empresa iolite permite a cualquier persona redactar un contrato inteligente convirtiendo en código cualquier acuerdo oral mediante un algoritmo desarrollado en código abierto.

3. Cadena de Suministro
Durante 2017, en parte debido a la efervescencia de Bitcoin, surgieron numerosos proyectos basados en Blockchain. Ha pasado un año y muchas de esas iniciativas todavía son pruebas piloto que no acaban de arrojar la luz sobre cómo funciona esta tecnología y, sobre todo, cómo “monetizarala”. La implementación comercial a gran escala llegará, tarde o temprano, y tendrá un uso extensivo en procesos de cadenas de suministro y participación de intermediarios.

Ya hay iniciativas en este aspecto, más allá de la criptomoneda, un ejemplo es RunCPA, la primera plataforma de marketing digital basada en Blockchain, que ya cuenta con más de 5.000 participantes, y que aplica método de coste por acción. ¿Ventajas? Una transparencia total de cada transacción y las empresas podrán rastrear el movimiento de cualquier producto, reduciendo riesgos y costes… y teniendo más información sobre el cliente.

4. Blockchain, edge computing e IOT
¿Conocen el termino de Edge Computing? Es un tipo de tecnología que en breve aplicaremos tanto en el ámbito industrial como en el empresarial, que aportará mucha más autonomía tanto a dispositivos como a soluciones de gestión, haciendo que sean algo más “listos”. ¿Pero cómo? ¿AI, con capacidad de autoaprendizaje? Mucho más sencillo, simplemente con redistribuir y adaptar el rol de cada elemento de la actual infraestructura. Y ahí es donde entran Blockchain y el cloud computing, por supuesto, permitiendo que las aplicaciones se desarrollen en cualquier lugar, trasladando el conocimiento que ahora se ejecuta en centros de datos —donde un único propietario proporciona al desarrollador de la aplicación todo su entorno virtual– a otros lugares en los que la infraestructura no es propiedad de un solo interlocutor sino de todos los que la utilizan.

5. Mayor seguridad en la procedencia de datos
Como su nombre indica esto es una cadena de bloques a través del cual las empresas sabrán de qué datos se trata, quién los ha creado o manipulado, cuándo y dónde se crearon… y cómo propietario de esos datos qué derecho tiene su organización sobre ellos. Un hipotético “servicio de procedencia de datos” permitirá al desarrollador de software agregar dispositivos a la red y hacer seguimiento de cada parte de sus datos, permitiendo que otros accedan a ellos, siempre con su permiso expreso. Un servicio que podrá proveerse a través de la contratación inteligente de la que hemos hablado anteriormente.

6. Una nueva gestión y no sólo tecnológica
Nos equivocamos si pensamos que las empresas sólo necesitarán expertos en Blockchain en sus departamentos de informática o sistemas. No. La gestión empresarial deberá contemplar Blockchain, como lo hace ahora con la digitalización o la nube. Es cierto que ahora estamos limitados ante una curva de early adopters. Su uso, resultado y monetización todavía se está estudiando. Tampoco sabemos en qué sectores se mostrará más eficiente. Parece que el sector financiero va a la cabeza aplicando tecnología Blockchain a sus servicios y utilizándola para asegurar activos y lanzar nuevos modelos de comercio e intercambio.

Las empresas están contratando a ingenieros y técnicos que dominen la tecnología a diferentes niveles. En los próximos dos o tres años veremos un uso mucho más generalizado, especialmente a medida que los servicios y soluciones empresariales de Blockchain se vuelvan más ampliamente disponibles.