Dic 08, 2019 Media, Noticias y Media

Taquillas para los envíos en el trabajo

Cataluña Emprende, La Vanguardia

08/12/2019

The Mail Company ha creado una solución para la recepción de la paquetería personal en los lugares de trabajo.

La recepción de paquetería personal en el lugar de trabajo es un fenómeno en aumento. Para muchas empresas, este ir y venir de paquetes de sus empleados supone un buen quebradero de cabeza y supera ya los envíos de las propias compañías. «En edificios como la torre Mapfre de Barcelona, el 60% son compras de comercio electrónico realizadas por los empleados», asegura José Manuel Castellví, director ejecutivo y cofundador de la firma catalana The Mail Company.

La compañía ha ideado una solución para la gestión de estos envíos. Se trata de una taquilla, que han bautizado e-Box, desde la que se gestionan los procesos de recepción, depósito y recogida. Se instala en la entrada de los edificios y, a diferencia de otras soluciones existentes en el mercado, permite gestionar cualquier expedición, con independencia de quién sea el vendedor o la agencia de transporte. En la actualidad, la empresa está fabricando las 80 primeras unidades.

Creada en el año 2000 por José Manuel Castellví y Luis del Barrio, The Mail Company está especializada en consultoría y soluciones de transformación digital y logística documental. Ambos fundadores procedían del mundo de la mensajería y decidieron emprender por su cuenta para tecnificar y profesionalizar el sector. Su misión es ayudar a sus clientes a mejorar y agilizar sus procesos de negocio basados en la gestión de la información y de la documentación. Compañías como Grupo Planeta, Naturgy, RACC, Mutua Madrileña, SAP, BMW o Heineken confían en The Mail Company. También edificios como el World Trade Center, en Barcelona, o el Parque Empresarial Las Mercedes, en Madrid.

La empresa opera en la península ibérica y cuenta con oficinas en L’Hospitalet de Llobregat, Madrid y Lisboa. Castellví explica que acaban de emprender un proyecto para licenciar su tecnología en Italia, que el cofundador considera como el primer paso hacia la internacionalización de la compañía. Con una plantilla de 150 empleados, The Mail Company prevé cerrar el año con una facturación de ocho millones de euros.